TIPS PARA SUPERAR EL SPEAKING DE LOS EXÁMENES DE CAMBRIDGE

Los exámenes de Cambridge son, a día de hoy, imprescindibles para todos aquellos estudiantes que buscan certificar su nivel de inglés. Por eso hemos pensado que sería buena idea daros unos cuantos tips o consejos para superar la temida (por muchos) parte del speaking (interacción oral). En primer lugar, vamos a hacer un resumen de los niveles de exámenes de Cambridge más demandados y sus respectivas partes, para situaros:

 

Preliminary- B1

-Reading

– Writing

-Listening

-Speaking

 

 

FIRST- B2

-Use of English

-Reading & Writing

-Listening

-Speaking

 

 

CAE- C1

-Use of English

-Reading & Writing

-Listening

-Speaking

Ahora vamos a ver brevemente en qué consiste la parte del speaking:

Part 1: preguntas generales (turno individual), tiene una duración de 2-3 minutos y el candidato debe responder a preguntas generales (la ciudad en la que vive, intereses, vida familiar, etc.)

Part 2: descripción de fotografías (turno individual). En el Preliminary, cada candidato recibe una fotografía, que tendrá que describir durante 2-3 minutos. En el caso de FIRST y ADVANCED, los candidatos reciben varias fotografías que deberán describir y además deberán responder a una pregunta sobre una de las fotografías descritas por el otro candidato.

Part 3: turno en pareja. Los candidatos reciben una imagen y una tarea que deben llevar a cabo. Deben conversar entre ellos durante un par de minutos, intentando involucrar al otro y respondiendo de forma clara a la tarea encomendada.

Part 4: el examinador realiza alguna pregunta a cada candidato de manera individual, de temática relacionada con la situación previa comentada por ambos.

Ahora que ya hemos visto de forma general en que consiste el examen de speaking, es el momento de daros unos cuantos trucos para poder superarlo sin problemas:

1-Intenta estar relajado y sé consciente de que los examinadores no son el enemigo, todo lo contrario, puedes estar seguro de que te echarán un cable si te ven en un aprieto. Es normal estar algo nervioso antes un examen oral, pero no debemos entrar en pánico. Para intentar controlar los nervios, es buena idea hacer prácticas de examen de forma habitual, en tu centro de idiomas o, si es necesario, en casa delante de un espejo. Practica tu forma de expresarte, tus gestos y utiliza estrategias que te puedan ayudar a calmarte justo antes del examen, como ejercicios respiratorios.

2-Escucha atentamente las preguntas del examinador: los nervios pueden jugarte una mala pasada y hacer que pierdas el foco de atención sobre lo verdaderamente importante. Es fundamental escuchar atentamente al examinador, para poder responder a las preguntas que te realizará y no divagar. Una buena estrategia para practicar el turno individual de la primera parte, es hacerte una lista extensa de preguntas con los distintos temas que suelen preguntar, escribir las respuestas y practicar a diario cómo responderías a dichas preguntas. Como decimos en inglés “practice makes perfect” o lo que es lo mismo, con la práctica se consigue la perfección.

3-Si es posible, intenta entablar una conversación informal con tu compañero de examen antes de entrar, de esa manera fomentaréis que la interacción entre ambos sea más distendida y superaréis los nervios iniciales antes del examen.

4-Si cometes un error y te das cuenta, no tengas miedo a auto corregirte: es muy común cometer ciertos errores al hablar en un idioma extranjero, si esto te sucede durante el examen y te das cuenta, no dudes en parar, disculparte y corregir tu error para continuar tu intervención.

5-Acerca de la duración de tus respuestas, dos consejos fundamentales: evita divagar y sé conciso, intenta ir “al grano”, no des muchas vueltas y responde con brevedad, pero no te pases, tampoco les puedes ofrecer una respuesta monosilábica o, de lo contrario, te animarán a alargar tu respuesta. Si necesitas un momento para dar tu respuesta a la pregunta, tómatelo. Los examinadores lo entenderán y preferirán esto a que des una respuesta vacía de contenido y sin sentido.

Bonus tip: mientras piensas en tu respuesta, puedes utilizar frases “muletilla” para evitar silencios incómodos, tales como: “Ok, so let me think” “that’s an interesting question, let me see…”

Curiosidades sobre Acción de Gracias

 El día de Acción de Gracias o Thanksgiving se celebra cada año en Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, ambos países lo hacen en diferentes fechas: el cuarto jueves de noviembre en Estados Unidos y el segundo lunes de octubre en Canadá. El principal motivo de celebración de Thanksgiving es dar las gracias, originalmente […]

Curiosidades sobre Acción de Gracias

 

  • El día de Acción de Gracias o Thanksgiving se celebra cada año en Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, ambos países lo hacen en diferentes fechas: el cuarto jueves de noviembre en Estados Unidos y el segundo lunes de octubre en Canadá.
  • El principal motivo de celebración de Thanksgiving es dar las gracias, originalmente por la cosecha obtenida, mediante una copiosa comida compartida en familia.
  • Esta festividad se celebró por primera vez en el año 1621, cuando los colonos ingleses recién llegados a Norteamérica invitaron a los indios wampanoag a cenar con ellos, como muestra de agradecimiento por haberles ayudado con las técnicas de caza y cultivo.

  • Abraham Lincoln proclamó Acción de Gracias como día festivo en el año 1863, aunque no se hizo oficial ante el Congreso hasta 1941, bajo el mandato de Roosevelt.
  • El menú principal de esta fiesta incluye el famoso pavo al horno, servido con su propia salsa y acompañado por salsa de arándanos, verduras y puré de patatas. Como colofón al banquete no puede faltar la popular tarta de calabaza o pumpking pie y otra variedad de postres, como la tarta de nuez o el pastel de manzana.

  • Otras tradiciones del día de Acción de Gracias incluyen ver en familia el famoso desfile organizado por los grandes almacenes Macy’s, tradición que se remonta a 1927. En el desfile se pueden ver personajes famosos y globos gigantes, así como unas preciosas carrozas decoradas con esmero.

  • Cada año se celebra la víspera de Acción de Gracias la turkey pardoning ceremony o ceremonia nacional de perdón del pavo de Acción de Gracias. En este acto, el Presidente de los EEUU escoge un pavo al que deciden indultar y así evitar su muerte. Esta tradición se hizo oficial en 1989 bajo el mandato de George H.W. Bush.
  • En los últimos años, además de celebrar Acción de Gracias o Thanksgiving, los jóvenes estadounidenses han puesto de moda una nueva tradición: la celebración del Friendsgiving, que consiste en reproducir la misma cena, pero con amigos en lugar de familia. Eso sí, suele celebrarse en una fecha distinta, normalmente antes de Acción de Gracias, para así reservar el gran día para la familia.

  • Por último, ¿sabíais que en inglés la palabra turkey se utiliza para referirse a “pavo” y también a “Turquía”? Esto es debido a que, originalmente, los pavos eran importados a EEUU por comerciantes turcos.

Esperemos que hayáis disfrutado de estas curiosidades y ya sabéis, si os animáis a preparar la cena de Acción de Gracias, ¡no olvidéis el pavo!

 

¿Por qué resulta tan difícil la pronunciación en inglés y cómo podemos mejorarla?

Empecemos viendo por qué resulta difícil:

En primer lugar, tenemos que ser conscientes de que el inglés es un idioma muy diferente al castellano en varios aspectos, uno de ellos, la pronunciación. Esa es la premisa de la que debemos partir para conseguir una buena pronunciación y soltura. A diferencia del castellano, el inglés no es un idioma fonético, es decir, que no se escribe como se pronuncia, por eso muchos estudiantes encuentran la pronunciación extremadamente compleja. A esto se suma el hecho de que, al no haber tildes que puedan indicar la entonación de las palabras, en inglés se da una especial relevancia al ritmo y la entonación de las frases mientras se habla.

La fonética juega un papel muy importante a la hora de tener una buena pronunciación en inglés, puesto que hay muchos fonemas que directamente no existen en castellano y, por lo tanto, no queda otra que aprender a reproducir los sonidos que representan dichos fonemas. Para que veáis lo distintos que son ambos idiomas a nivel fonético, mirad la siguiente información:

  • En castellano existen:19 consonantes y 5 vocales.
  • En inglés existen: 24 consonantes, 12 vocales y 8 diptongos.

Y ahora, lo realmente importante: ¿cómo podemos mejorar la pronunciación?

La clave, como en casi cualquier reto que te propongas es la misma: práctica, práctica y más práctica. Hazte con una buena tabla fonética (como la que te proponemos más abajo) y practica mucho todos los fonemas complicados y/o diferentes a los del castellano.

Tabla fonética con sonidos de Antimoon: http://www.antimoon.com/how/pronunc-soundsipa.htm

Otra buena forma de practicar tu pronunciación es viendo series o películas en inglés. Dependiendo del origen de la serie (Reino Unido, Estados Unidos, Canadá…) podrás practicar una u otra pronunciación, puesto que cada país anglófono tiene sus propias características. Para muestra, os dejamos algunos ejemplos a continuación:

  • Inglés británico: Broadchurch, The Crown, Black Mirror, The Bodyguard
  • Inglés americano: Friends, The Big Bang Theory, Modern Family, Mad Men, Glee

 

Como siempre decimos a nuestros alumnos: “hard work pays off” o lo que es lo mismo: el trabajo duro tiene su recompensa, así que ya sabéis, ¡a practicar mucho!

TRUCOS PARA AFRONTAR LA VUELTA A LA RUTINA

Cómprate una agenda escolar y úsala solamente para anotar todas las citas y eventos relacionados con tus peques y que no se te escape nada (citas médicas, reuniones con profesores, actividades extraescolares…).

– Deja notas, ¡muchas notas! Utiliza notas adhesivas para recordar cosas importantes que crees que se te podrían olvidar. También puedes utilizarlas para escribir mensajes de ánimo y cariño en estos primeros días de vuelta a la rutina, que pueden resultar un poco duros.

– Planifica las comidas y las cenas de toda la semana el fin de semana para tenerlo todo listo y así llevar una dieta equilibrada, sin recurrir a opciones de último minuto, que suelen ser más calóricas y menos saludables.

– Prueba el Batch cooking, o lo que es lo mismo, aprovecha un rato libre (la gente suele hacerlo el fin de semana) para cocinar varios menús y guardar la comida en el congelador dividida en raciones, ¡te salvará la vida cuando tengas el tiempo justo para comer y volver al trabajo!

– Delega y distribuye tareas domésticas implicando a los niños: cosas sencillas como hacer su cama, echar la ropa sucia al cesto o poner la mesa, hacen que se impliquen y que se responsabilicen y te liberan un poco a ti para que puedas hacer otras cosas o simplemente descansar un rato.

– Haz un calendario de tareas que podáis poner en algún sitio visible, como por ejemplo en la puerta de la nevera, donde pongáis quién se encarga de cada tarea y si lo hace o no. Puedes emplear pegatinas e ir añadiéndolas a las tareas realizadas.

– Rutina del sueño: acostúmbralos a irse a la cama a la misma hora todos los días. Dialoga con ellos y acuerda la hora y avísalos un rato antes para que vayan haciéndose a la idea. Por ejemplo, si han de irse a dormir a las 9, recuérdaselo a las 20:45 y de nuevo a las 20:55.

– Tiempo para ti: para evitar el estrés que supone la rutina diaria de trabajo, colegio, niños, tareas, etc. Es fundamental reservar un ratito al día (aunque sean 15 minutos) para poder hacer algo que TÚ quieras. Puede ser algo tan simple como leer un rato o ver un capítulo de tu serie favorita. Dialoga con tus hijos y hazles entender que, de vez en cuando, necesitas tener un ratito para ti.

– ¡Muévete!  Para dormir mejor y combatir el estrés que implica coordinar la vida laboral con la familiar, es fundamental realizar algo de ejercicio físico. Si no tienes tiempo de ir al gimnasio, utiliza trucos como subir las escaleras en lugar de usar el ascensor, o caminar 30 minutos al día.

Esperamos haberos ayudado un poco con estos trucos y recordad que cada día que pasa es uno menos para las próximas vacaciones 😉

¿QUÉ IDIOMA Y CURSO ESCOGER?

Llega el mes de septiembre y con él, otra vez, los nuevos propósitos. Aprender o mejorar una lengua extranjera casi siempre está dentro del ranking de tareas pendientes por lo que, en el artículo de hoy, os damos unas cuantas pautas para conseguir vuestro objetivo.

¿Qué idioma quiero/necesito aprender?

Lo primero que tenemos que tener presente es la motivación que nos lleva a aprender un nuevo idioma. Puede ser por motivos laborales o personales. Todos sabemos que para tener una buena proyección profesional es necesario dominar cuantas más lenguas mejor, y dentro de éstas, tendremos que observar en nuestro ámbito de trabajo, cuáles son los idiomas con más presencia. Si nuestra motivación es personal y lo único que queremos es seguir aprendiendo, cualquier lengua es buena para ello.

¿Qué tipo de curso necesito?

Una vez decidido el idioma, tendremos que pensar qué tipo de curso necesitamos para lograr nuestro objetivo. ¿Queremos aprender para saber comunicarnos y, por ejemplo, poder viajar con más confianza? ¿Necesitamos una certificación que acredite nuestro nivel? ¿Necesitamos aprender a un ritmo más rápido o más enfocado a un determinado sector?

Dependiendo de las respuestas a estas preguntas podremos elegir entre cursos de idiomas generales, preparación de exámenes oficiales o incluso clases individuales.

Cursos de idiomas generales

Si te apetece aprender o mejorar un idioma como hobby, éste es el curso que necesitas. Lo más eficaz son los grupos reducidos porque la participación es muy activa. Enseguida se adquiere fluidez y seguridad y el ritmo de aprendizaje es rápido (más en los niveles de iniciación). En el aula se ven temas cotidianos que introducen gramática y vocabulario según el nivel, con el objetivo de desarrollar todas las destrezas del lenguaje: oír, escuchar, escribir y hablar.

Al ser cursos que no cuentan con una fecha específica de finalización, son más distendidos y dan pie a una dinámica más libre siempre que se adquieran las competencias del nivel en cuestión, pero eso no quiere decir que el ritmo de aprendizaje sea más lento. Al revés, es tanta la motivación de los alumnos de estos grupos que avanzan muy rápido y su progresión es exponencial.

Cursos de preparación de exámenes oficiales

En estos cursos se adquieren las competencias necesarias para certificar el nivel que estemos preparando, pero también, e igual de importante es, se preparan las distintas pruebas que conforman el examen. Actualmente hay muchas instituciones que de una u otra forma certifican el nivel de un idioma y cada uno de los exámenes tiene sus particularidades, por lo que es indispensable manejar la forma de resolver cada una de las pruebas.

Estos cursos suelen ser muy estructurados. Es necesario practicar y realizar ejercicios concretos y exámenes anteriores para poder adquirir rapidez en la resolución de los mismos y el día clave, mantener los nervios a raya. Aunque la fecha del examen es algo personal, se supone que es un objetivo a corto-medio plazo, por lo que el tiempo es más limitado para conseguir el nivel en concreto.

Cursos de idiomas individuales

Estos son cursos muy personalizados en los que el profesor se adapta completamente a ti: a tus necesidades, a tu nivel, a tu sector, a tu ritmo de aprendizaje… Son cursos por y para ti por lo que el ritmo, la materia y las habilidades a desarrollar serán las que tú necesites. El avance en estas clases es muy rápido y la productividad del alumno se maximiza.

Antes de empezar

Lo que debería ser común a cualquier tipo de curso es que, antes de empezar, hagamos una prueba de nivel del idioma en cuestión, a no ser que seamos realmente conscientes de que no tenemos ningún tipo de conocimiento. Mucha gente es reacia a este tipo de pruebas, pero son realmente necesarias para saber cuál es nuestro punto de partida. De nada sirve entrar en un grupo de nivel inferior porque no avanzaríamos nada y sentiríamos que no merece la pena el esfuerzo o, por el contrario, en un grupo de nivel superior puesto que estaríamos muy perdidos y nos desmotivaríamos en nuestro aprendizaje.

Después de haber contestado a las preguntas anteriores, seguro que ya tienes más claro qué idioma y curso escoger, así que ¡anímate! Aprovecha el comienzo de un nuevo curso escolar y cumple con el propósito de aprender una lengua extranjera.

 

APRENDER JUGANDO EN VERANO

Estamos en pleno verano y eso quiere decir sol, playa, desconexión y un montón de tiempo libre para los niños. Sabemos que es un buen momento para que sigan aprendiendo y mejorando su nivel de inglés, pero seguro que si les proponemos que hagan algún cuaderno de actividades se negarán y nos darán mil y una excusas para no hacerlo. Entonces, ¿cómo podemos conseguirlo? Es más sencillo de lo que pensamos. Sigue leyendo y te darás cuenta lo fácil que es que aprendan jugando.

 

DUCK, DUCK, GOOSE

Este es un juego en el que necesitaremos mínimo tres personas. Nos sentaremos todos en círculo, menos uno de los niños que estará fuera de él (el que la lleva) e irá uno a uno posando su mano sobre la cabeza del resto de participantes diciendo “duck” (pato). En un momento determinado cambiará esta palabra y dirá “goose” (oca). El niño “goose” tendrá que salir corriendo detrás del anterior y cogerle antes de que éste ocupe su lugar en el círculo. Si consigue cogerle el segundo niño ocupará el centro del círculo y, en el caso de que haya conseguido quitarle su sitio, el que la lleva será el segundo niño.

 

SIMON SAYS

“Simon says” es un juego que también precisa un mínimo de tres personas. “Simon” será el encargado de dar las instrucciones y el resto tendrán que hacer lo que diga siempre y cuando el mandato empiece por la estructura “Simon says”. Por tanto, si dice “Simon says to touch your shoulders”, tendremos que tocarnos los hombros, pero, si sólo hubiera dicho “touch your shoulders”, no tendríamos que realizar esta acción. Todos los participantes que se equivoquen y lleven a cabo la orden cuando no haya comenzado con “Simon says…” serán eliminados hasta que sólo quede el ganador.

 

WHAT’S THE TIME MR. WOLF?

Este es uno de los juegos preferidos de los más pequeños y se asemeja bastante a nuestro “Un, dos, tres… escondite inglés”.

Necesitaremos un mínimo tres participantes, aunque cuantos más seamos, más divertido será el juego. Primero tendremos que elegir a “Mr. Wolf” (señor Lobo) que será el que se ponga de cara a la pared. El resto de jugadores se pondrán por detrás, dejando distancia de por medio, mirando hacia él y serán los que hagan la pregunta de: “What´s the time Mr. Wolf?” (¿Qué hora es, señor Lobo?). El señor Lobo contestará una hora que serán los pasos que den hacia delante el resto de niños. En un momento determinado, “Mr. Wolf”, en lugar de contestar como las anteriores ocasiones, dirá: “It’s dinner time!”, se girará y correrá detrás de los jugadores mientras éstos intentan escarpar y, el que coja, se convertirá en el nuevo Lobo.

 

STEAL THE FLINGSOCK OR STEAL THE BACON

Este es igual al juego del pañuelo. Tendremos que hacer dos equipos con el mismo número de integrantes que se pondrán de forma opuesta dejando distancia entre ellos. Cada equipo tendrá que determinar qué número corresponde a cada participante y en el medio de los equipos, dejaremos un objeto que será lo que tendrán que coger. Previamente habremos elegido un árbitro que será el encargado de decir en voz alta los números que se enfrentarán. En ese momento, los jugadores correspondientes correrán hacia el medio con el objetivo de coger el premio y no ser pillados por su contrincante en la carrera de vuelta al lado de su equipo.

Lo bueno de este juego es que podemos repasar el vocabulario que queramos sustituyendo los números por colores, frutas, animales… Simplemente, hay que determinar al principio con qué palabras jugaremos.

 

BATTLESHIP

En este juego sólo necesitaremos dos personas, sentadas frente a frente, sin que puedan ver el tablero de su oponente.

Lo primero que tendremos que hacer es el tablero. Podemos configurarlo de la manera que queramos. En el ejemplo que os dejamos, en el eje vertical tenemos los sujetos y en el eje horizontal las acciones. El objetivo es que, siguiendo el ejemplo de preguntas y respuestas que aparece en la plantilla, llevemos a cabo el juego tradicional de hundir la flota. En caso de disparar a agua la respuesta será negativa y en caso de tocar o hundir algún barco, la respuesta será afirmativa.

Por ejemplo:

Do the boys get up early? No, they don´t. Water!

Does Tom like fish? Yes, he does. Hit or hit and sunk!

Lo bueno de este juego es que es muy didáctico y se puede adaptar a los contenidos sobre los que queráis trabajar.

 

HAND CLAPPING GAMES

¿Recuerdas aquella canción de “¿En la calle- lle, veinticuatro – tro…”? Pues es el mismo juego, pero con canciones en inglés. Cada uno tiene sus movimientos y su dificultad, sólo tenemos que buscar el que más nos guste.

 

También es buen momento para aprender canciones en inglés, ver películas y series en versión original o leer algún libro adaptado a su edad en esta lengua extranjera.

Cómo veis, hoy en día los recursos son casi ilimitados. Sólo tenemos que encontrar lo que más motive a nuestros pequeños y hacer del verano unas vacaciones en familia, productivas e inolvidables.

 

Consejos para aprender idiomas durante las vacaciones

Llega el sol, el calor, la época de playa, terraceo y fiesta… en definitiva, ¡nuestro querido verano ya está aquí! Durante esta época es tiempo de descanso y desconexión, pero ¡no de pasividad! En nuestra entrada de hoy os queremos ofrecer algunos consejos para aprovechar el verano y disfrutar mientras aprendes idiomas. ¡Toma nota!

 

  1. Estancias en el extranjero

Puedes aprovechar el verano para hacer cursos de idiomas en el extranjero. Estar en contacto con hablantes nativos es provechoso. Sin embargo, estos viajes suelen llevar aparejados gastos económicos elevados, que tal vez no te venga bien asumir ahora. En tal caso, tu mejor opción es inscribirte en tu centro de idiomas favorito: e-lingua.

  1. Cursos intensivos de verano

Las vacaciones son el momento ideal para estudiar, ya que disponemos de más tiempo libre. Una buena idea es apuntarse a uno de los cursos intensivos de verano que ofrecemos en e-lingua. Estaremos encantados de acompañarte el mes de julio mientras aprendemos a comunicar en inglés o francés de manera intensiva y al mejor precio.

 

  1. Saca el mayor partido a tus viajes de vacaciones

No es necesario salir de España para estar en contacto con una lengua extranjera. Existen numerosas técnicas que podemos poner en práctica en nuestro día a día para acostumbrarnos a utilizar los idiomas de manera natural. Intenta leer los anuncios en los lugares públicos y las guías y mapas gratuitos que incluyen traducciones en varios idiomas. Tómatelo como un reto, echando un ojo a las sugerencias y las direcciones que te recomiendan en tu destino. Otra de las opciones es unirte a los grupos que siguen a un guía turístico en inglés o francés. Es la ocasión perfecta de entrar en contacto con hablantes nativos. Una vez llegamos al hotel, nada mejor que ponerse al día con las noticias en un canal internacional extranjero.

 

  1. El que lee mucho, sabe mucho

Leer nos ayudará a adquirir vocabulario y estructuras gramaticales, así como distinguir entre diferentes registros. Si no te sientes seguro de coger una novela escrita en lengua extranjera te recomendamos que comiences por un libro que hayáis leído antes en español porque ya conocéis la trama de antemano y te resultará más fácil seguirla. Un libro es la mejor compañía para una larga tarde de playa en la toalla.

 

  1. Mejora tu expresión escrita

A todos nos gusta guardar un recuerdo de esos pueblos y ciudades que visitamos durante el verano. ¿Por qué no enviar una postal a un familiar, amigo o a tus profesores de inglés y/o francés en la lengua extranjera?  Es una manera original de acordarte de tus seres queridos y de recuperar la costumbre en desuso de escribir a mano.

 

  1. ¡No tengas vergüenza!

Si no puedes desplazarte al extranjero durante el verano, ¡no hay ningún problema! Tenemos el privilegio de vivir en uno de los países más turísticos del mundo y cada año nos visitan millones de turistas extranjeros procedentes de diferentes países. No dudes en prestar ayuda en inglés o francés a los turistas que lo precisen. Además, las terrazas y los bares se llenan de gente que desea socializar. Es una gran oportunidad para conocer gente de otros países y hacer de anfitrión. Tan sólo hay un problema: la vergüenza. Pero como saben nuestros alumnos es lo primero que tenemos que quitarnos de encima cuando decidimos aprender un idioma.

En general, todos estos consejos podrían resumirse en dos: estar siempre dispuesto a aprovechar las oportunidades que se presenten y no tener miedo a hablar en otra lengua. Si cumples estas dos normas verás cómo progresas y dominas la lengua. Y vosotros, ¿qué planes tenéis para este verano? Contadnos qué vais a hacer para seguir en contacto con los idiomas. ¡Feliz verano!

APLICACIONES MÓVILES PARA MEJORAR IDIOMAS

Es un hecho que hoy en día, en el mundo globalizado en el que vivimos, es cada vez más importante dominar tanto los idiomas como las nuevas tecnologías, pero, ¿alguna vez te has preguntado de qué manera te pueden ayudar estas herramientas en el proceso de aprendizaje?

Existen multitud de aplicaciones móviles, también denominadas Apps, que ayudan a los usuarios a ampliar vocabulario, mejorar la pronunciación o practicar la gramática de casi cualquier idioma del mundo. Si lo que quieres es aprender un idioma, lo mejor es apuntarse en un centro especializado, pero seguro que las apps que te proponemos te serán de gran utilidad. ¡Empezamos!

 

DICCIONARIOS Y TRADUCTORES

  1. WordReference

WordReference es un diccionario en línea de traducción para varias lenguas como el español, inglés, francés, italiano, alemán, ruso, portugués, polaco, rumano, checo, griego… ¡Entre otros!

Es una app muy práctica, ya que también tiene un apartado que te proporciona sinónimos de la palabra que buscas y otro que te permite conjugar los verbos.  Además, cada ejemplo viene acompañado por una expresión y, lo mejor de todo, ¡es gratuita!

 

  1. Cambridge Dictionary

 Al igual que el anterior, el Cambridge Dictionary es un diccionario gratuito en línea que hace traducciones en distintos idiomas. Su mejor particularidad es que transcribe fonológicamente las palabras para saber cómo se pronuncian y te permite escucharlas en inglés británico o estadounidense.

Además de la definición de la palabra, también nos muestra ejemplos de la misma en distintos contextos para entenderla mejor.

 

  1. Linguee

Linguee es una app gratuita y muy intuitiva que puedes usar como diccionario y traductor de forma offline. Te permite hacer comparativas con palabras similares a las buscadas y sus respectivas traducciones.

Otra novedad es que ofrece diversas traducciones de un mismo término procedentes de otras páginas y fuentes de Internet.

Y, por si fuera poco, Linguee ofrece vocabulario específico de distintos campos profesionales como, por ejemplo, el empresarial. ¿Te animas a probarla?

 

  1. Google Translate

Esta aplicación es muy útil a modo de diccionario de bolsillo o para traducir alguna que otra frase. Eso sí, hay que tener cuidado y revisar los resultados, ya que a veces las traducciones no son del todo correctas.

Lo bueno de esta herramienta es su modo conversación, que escucha y traduce automáticamente entre dos idiomas, y la traducción de textos en tiempo real, bien sea a través de la cámara del móvil o de textos manuscritos.

 

APPS PARA KIDS

  1. Learn English Kids

Esta app, desarrollada por el British Council, ofrece varios cuentos animados en inglés mundialmente conocidos, como la Caperucita Roja o Ricitos de Oro. A través de ellos, los niños podrán escuchar la voz del narrador y los personajes. Además, tanto en la app como en la página web, podrás encontrar distintas actividades y juegos además de una guía para ayudarles a aprender inglés. La recomendación de edad es entre los 5 y los 10 años.

 

  1. ABC English

Una app muy buena que cuenta con 36 juegos para aprender vocabulario desde los 3 años, de manera sencilla, divertida y gratuita. Cada uno de los temas que ofrece (abecedario, números, colores, verbos, animales, ropa…) tiene distintas posibilidades de juego, como acertar la palabra que oímos o unir palabras con imágenes.

 

  1. Duolingo

Esta aplicación probablemente sea una de las más famosas para aprender inglés con nuestros hijos. El único requisito es que los pequeños sepan leer y escribir, por lo que se recomienda usarla a partir de los 4 años. Además, permite a cada niño aprender a su ritmo y de manera diaria, ya que la app se adapta a los conocimientos que tenga cada uno.

 

  1. Lingokids

“LingoKids, inglés para niños”, es una app que ofrece aprender inglés en un entorno seguro, libre de distracciones y anuncios, y con contenidos adaptados a su edad y nivel de inglés. Además, ha sido creada por expertos en enseñanza temprana de idiomas y está certificada por Oxford University Press.

Entre sus actividades se incluyen canciones infantiles, vídeos divertidos, audio libros, fichas para imprimir por temas y varios ejercicios interactivos. La edad recomendada de uso es entre los 2 y los 8 años. El único “requisito” para usar esta app es abonar una mensualidad. Eso sí, tienes un mes de prueba para ver si te gusta y si encaja con lo que estabas buscando.

 

APPS PARA ADULTOS

  1. Duolingo

Aquí sí que no hay excusas, ya que con la misma app puede aprender toda la familia. Como decíamos antes, es una de las mejores, completamente gratuita y está disponible para varios sistemas operativos, como iOs, Android y Windows Phone.

Está disponible para diferentes niveles, comenzando por el nivel principiante o “huevo” y pudiendo llegar al nivel experto o “búho” y tiene una gran variedad de ejercicios presentados en forma de juegos, por lo que estudiar con ella es muy agradable y divertido.

Otra de sus ventajas es que puedes consultar tu evolución en la barra de progreso e incluso puedes programarte una meta diaria con alarmas para que el móvil te avise de que tienes que estudiar. Además, no solo podrás aprender inglés, sino que también ofrece otros idiomas como alemán, chino o japonés.

 

  1. Babbel

Es una app realmente completa, con infinidad de cursos, niveles y temáticas dentro de las distintas lecciones. Una cosa importante es que en los ejercicios se insiste mucho en la pronunciación y en la mejora de vocabulario.

Para empezar, seleccionas en que curso quieres iniciarte y… ¡a divertirse! Entre ellos, podrás encontrar cursos para principiantes, de nivel intermedio, de gramática, inglés para el trabajo, expresiones orales, palabras y frases…  Eso sí, hay algunos gratuitos y otros de pago.

 

  1. Voxy

Voxy es una herramienta especialmente útil para aquellas personas que estén realizando pruebas oficiales de inglés. Dispone de profesores online que ayudan a los usuarios a resolver las dudas al momento y mejorar en los distintos aspectos que intervienen a la hora de aprender un idioma.

 

  1. Bussu

Es una especie de red social para aprender idiomas, y se puede usar tanto en Android como en iOs. Las lecciones se basan en el MCER (Marco Común Europeo de Referencia), lo que ofrece garantías de calidad en las prácticas y lecciones de lectura, escritura y expresión oral.

Las lecciones pueden llevarse a cabo en distintos niveles, desde el básico hasta el avanzado. Algo muy interesante es que puedes enviar tus ejercicios para que los hablantes nativos te ayuden a perfeccionarlos y mejorar tus destrezas. Esta app también ofrece dos versiones, una gratuita y una de pago.

 

Ahora es el momento de que investigues y navegues en estas aplicaciones y te quedes con la que mejor se adapte a ti, ya que todas ellas son un buen recurso para complementar tu aprendizaje. Y tú ¿estás usando alguna ya?