Llega el mes de septiembre y con él, otra vez, los nuevos propósitos. Aprender o mejorar una lengua extranjera casi siempre está dentro del ranking de tareas pendientes por lo que, en el artículo de hoy, os damos unas cuantas pautas para conseguir vuestro objetivo.

¿Qué idioma quiero/necesito aprender?

Lo primero que tenemos que tener presente es la motivación que nos lleva a aprender un nuevo idioma. Puede ser por motivos laborales o personales. Todos sabemos que para tener una buena proyección profesional es necesario dominar cuantas más lenguas mejor, y dentro de éstas, tendremos que observar en nuestro ámbito de trabajo, cuáles son los idiomas con más presencia. Si nuestra motivación es personal y lo único que queremos es seguir aprendiendo, cualquier lengua es buena para ello.

¿Qué tipo de curso necesito?

Una vez decidido el idioma, tendremos que pensar qué tipo de curso necesitamos para lograr nuestro objetivo. ¿Queremos aprender para saber comunicarnos y, por ejemplo, poder viajar con más confianza? ¿Necesitamos una certificación que acredite nuestro nivel? ¿Necesitamos aprender a un ritmo más rápido o más enfocado a un determinado sector?

Dependiendo de las respuestas a estas preguntas podremos elegir entre cursos de idiomas generales, preparación de exámenes oficiales o incluso clases individuales.

Cursos de idiomas generales

Si te apetece aprender o mejorar un idioma como hobby, éste es el curso que necesitas. Lo más eficaz son los grupos reducidos porque la participación es muy activa. Enseguida se adquiere fluidez y seguridad y el ritmo de aprendizaje es rápido (más en los niveles de iniciación). En el aula se ven temas cotidianos que introducen gramática y vocabulario según el nivel, con el objetivo de desarrollar todas las destrezas del lenguaje: oír, escuchar, escribir y hablar.

Al ser cursos que no cuentan con una fecha específica de finalización, son más distendidos y dan pie a una dinámica más libre siempre que se adquieran las competencias del nivel en cuestión, pero eso no quiere decir que el ritmo de aprendizaje sea más lento. Al revés, es tanta la motivación de los alumnos de estos grupos que avanzan muy rápido y su progresión es exponencial.

Cursos de preparación de exámenes oficiales

En estos cursos se adquieren las competencias necesarias para certificar el nivel que estemos preparando, pero también, e igual de importante es, se preparan las distintas pruebas que conforman el examen. Actualmente hay muchas instituciones que de una u otra forma certifican el nivel de un idioma y cada uno de los exámenes tiene sus particularidades, por lo que es indispensable manejar la forma de resolver cada una de las pruebas.

Estos cursos suelen ser muy estructurados. Es necesario practicar y realizar ejercicios concretos y exámenes anteriores para poder adquirir rapidez en la resolución de los mismos y el día clave, mantener los nervios a raya. Aunque la fecha del examen es algo personal, se supone que es un objetivo a corto-medio plazo, por lo que el tiempo es más limitado para conseguir el nivel en concreto.

Cursos de idiomas individuales

Estos son cursos muy personalizados en los que el profesor se adapta completamente a ti: a tus necesidades, a tu nivel, a tu sector, a tu ritmo de aprendizaje… Son cursos por y para ti por lo que el ritmo, la materia y las habilidades a desarrollar serán las que tú necesites. El avance en estas clases es muy rápido y la productividad del alumno se maximiza.

Antes de empezar

Lo que debería ser común a cualquier tipo de curso es que, antes de empezar, hagamos una prueba de nivel del idioma en cuestión, a no ser que seamos realmente conscientes de que no tenemos ningún tipo de conocimiento. Mucha gente es reacia a este tipo de pruebas, pero son realmente necesarias para saber cuál es nuestro punto de partida. De nada sirve entrar en un grupo de nivel inferior porque no avanzaríamos nada y sentiríamos que no merece la pena el esfuerzo o, por el contrario, en un grupo de nivel superior puesto que estaríamos muy perdidos y nos desmotivaríamos en nuestro aprendizaje.

Después de haber contestado a las preguntas anteriores, seguro que ya tienes más claro qué idioma y curso escoger, así que ¡anímate! Aprovecha el comienzo de un nuevo curso escolar y cumple con el propósito de aprender una lengua extranjera.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *