Entradas

Estamos en pleno verano y eso quiere decir sol, playa, desconexión y un montón de tiempo libre para los niños. Sabemos que es un buen momento para que sigan aprendiendo y mejorando su nivel de inglés, pero seguro que si les proponemos que hagan algún cuaderno de actividades se negarán y nos darán mil y una excusas para no hacerlo. Entonces, ¿cómo podemos conseguirlo? Es más sencillo de lo que pensamos. Sigue leyendo y te darás cuenta lo fácil que es que aprendan jugando.

 

DUCK, DUCK, GOOSE

Este es un juego en el que necesitaremos mínimo tres personas. Nos sentaremos todos en círculo, menos uno de los niños que estará fuera de él (el que la lleva) e irá uno a uno posando su mano sobre la cabeza del resto de participantes diciendo “duck” (pato). En un momento determinado cambiará esta palabra y dirá “goose” (oca). El niño “goose” tendrá que salir corriendo detrás del anterior y cogerle antes de que éste ocupe su lugar en el círculo. Si consigue cogerle el segundo niño ocupará el centro del círculo y, en el caso de que haya conseguido quitarle su sitio, el que la lleva será el segundo niño.

 

SIMON SAYS

“Simon says” es un juego que también precisa un mínimo de tres personas. “Simon” será el encargado de dar las instrucciones y el resto tendrán que hacer lo que diga siempre y cuando el mandato empiece por la estructura “Simon says”. Por tanto, si dice “Simon says to touch your shoulders”, tendremos que tocarnos los hombros, pero, si sólo hubiera dicho “touch your shoulders”, no tendríamos que realizar esta acción. Todos los participantes que se equivoquen y lleven a cabo la orden cuando no haya comenzado con “Simon says…” serán eliminados hasta que sólo quede el ganador.

 

WHAT’S THE TIME MR. WOLF?

Este es uno de los juegos preferidos de los más pequeños y se asemeja bastante a nuestro “Un, dos, tres… escondite inglés”.

Necesitaremos un mínimo tres participantes, aunque cuantos más seamos, más divertido será el juego. Primero tendremos que elegir a “Mr. Wolf” (señor Lobo) que será el que se ponga de cara a la pared. El resto de jugadores se pondrán por detrás, dejando distancia de por medio, mirando hacia él y serán los que hagan la pregunta de: “What´s the time Mr. Wolf?” (¿Qué hora es, señor Lobo?). El señor Lobo contestará una hora que serán los pasos que den hacia delante el resto de niños. En un momento determinado, “Mr. Wolf”, en lugar de contestar como las anteriores ocasiones, dirá: “It’s dinner time!”, se girará y correrá detrás de los jugadores mientras éstos intentan escarpar y, el que coja, se convertirá en el nuevo Lobo.

 

STEAL THE FLINGSOCK OR STEAL THE BACON

Este es igual al juego del pañuelo. Tendremos que hacer dos equipos con el mismo número de integrantes que se pondrán de forma opuesta dejando distancia entre ellos. Cada equipo tendrá que determinar qué número corresponde a cada participante y en el medio de los equipos, dejaremos un objeto que será lo que tendrán que coger. Previamente habremos elegido un árbitro que será el encargado de decir en voz alta los números que se enfrentarán. En ese momento, los jugadores correspondientes correrán hacia el medio con el objetivo de coger el premio y no ser pillados por su contrincante en la carrera de vuelta al lado de su equipo.

Lo bueno de este juego es que podemos repasar el vocabulario que queramos sustituyendo los números por colores, frutas, animales… Simplemente, hay que determinar al principio con qué palabras jugaremos.

 

BATTLESHIP

En este juego sólo necesitaremos dos personas, sentadas frente a frente, sin que puedan ver el tablero de su oponente.

Lo primero que tendremos que hacer es el tablero. Podemos configurarlo de la manera que queramos. En el ejemplo que os dejamos, en el eje vertical tenemos los sujetos y en el eje horizontal las acciones. El objetivo es que, siguiendo el ejemplo de preguntas y respuestas que aparece en la plantilla, llevemos a cabo el juego tradicional de hundir la flota. En caso de disparar a agua la respuesta será negativa y en caso de tocar o hundir algún barco, la respuesta será afirmativa.

Por ejemplo:

Do the boys get up early? No, they don´t. Water!

Does Tom like fish? Yes, he does. Hit or hit and sunk!

Lo bueno de este juego es que es muy didáctico y se puede adaptar a los contenidos sobre los que queráis trabajar.

 

HAND CLAPPING GAMES

¿Recuerdas aquella canción de “¿En la calle- lle, veinticuatro – tro…”? Pues es el mismo juego, pero con canciones en inglés. Cada uno tiene sus movimientos y su dificultad, sólo tenemos que buscar el que más nos guste.

 

También es buen momento para aprender canciones en inglés, ver películas y series en versión original o leer algún libro adaptado a su edad en esta lengua extranjera.

Cómo veis, hoy en día los recursos son casi ilimitados. Sólo tenemos que encontrar lo que más motive a nuestros pequeños y hacer del verano unas vacaciones en familia, productivas e inolvidables.

 

¿Cuántas veces has oído la frase “en inglés no se lee como se escribe”? ¡Seguro que muchas! Pues esto se debe a la fonética que es el estudio del conjunto de sonidos que conforman un idioma, es decir, la pronunciación de las vocales y consonantes de una lengua.

Hoy en día se considera parte imprescindible en el aprendizaje y enseñanza de un idioma, aunque no siempre ha gozado de esta importancia. Parece un tema complicado, pero si quieres tener un buen acento, ¡sigue leyendo!

 

Los fonemas… ¿Qué son?

Los fonemas son la pronunciación que se asocia a cada letra del alfabeto de un idioma. Es importante recalcar que en ingles no existe una relación directa entre letras y fonemas, por lo que una misma letra puede tener varios fonemas, es decir, puede pronunciarse de forma distinta.

Por ejemplo, la letra ‘a’, puede pronunciarse de las siguientes maneras:

  • / ɑ̈: / como en car /’kɑ̈:r/
  • / æ / como en man /mæn/
  • / eɪ / como en April /’eɪpril/
  • / ɔ: / como en ball /bɔ:l/

Aunque te parezca difícil, tienes que tener en cuenta que estás mucho más familiarizado con la fonética de lo que crees. En castellano tenemos palabras con las mismas letras pronunciadas de distinta manera, como pasa con la ‘c’ en casa y cereza o con la ‘r’ en ratón y tarea.

 

¿Cómo aprender fonética?

  • El primer paso es aprender los símbolos fonéticos, es decir, estudiar cada sonido individualmente y practicarlos mucho, muchísimo, hasta que te salgan de forma natural. Una vez controlado este aspecto podremos saber a través de su transcripción fonética cómo se pronuncian las palabras, aunque hoy en día contamos con muchos recursos y aplicaciones que nos ayudan en este sentido como por ejemplo Learn English Sounds Right de British Council.

  • Es importante conocer tu punto de partida, es decir, es necesario que te escuches hablando el idioma que estás aprendiendo. Si no eres capaz de detectar tu pronunciación mientras hablas, prueba a grabarte y escúchate, así serás mucho más consciente de tus aspectos a mejorar.
  • Hablar un idioma con fluidez no significa hablarlo rápido, sobre todo cuando no te sale de forma natural y tu cerebro necesita tiempo para procesar la información. Es mejor que pienses qué vas a decir y cómo vas a decirlo fonéticamente hablando, aunque tu discurso sea un poco más lento, que empezar a hablar a la velocidad de la luz y que nadie entienda tu pronunciación.
  • Copia el acento de los nativos y parecerás uno de ellos. Escúchalos y repite lo que dicen intentando que suene igual, aunque te dé vergüenza. De verdad que así mejorarás sin que te des cuenta y pasarás momentos muy divertidos.
  • Otra forma de practicar es escuchando y cantando canciones o viendo series y películas en versión original. Echa un vistazo a nuestros anteriores posts y verás que tenemos muchas recomendaciones interesantes para ti.
  • Sin duda, una de las mejores formas para practicar la fonética es hablando e interactuando por lo que es importante que intentes entablar conversaciones con gente que sepa de la materia y sea capaz de corregirte. Date tiempo y verás resultados.

 

En resumen… ¿Por qué hay que aprender fonética?

Básicamente, porque aprender fonética hará que suenes mucho mejor y más natural al hablar en inglés o en cualquier otro idioma que estudies. Incluso si tu gramática no es perfecta, la gente puede entenderte cuando hables, porque estarás pronunciando todos los sonidos tal y como los pronunciaría un nativo. Aquí os dejamos un buen ejemplo de lo importante que es la fonética.

Sin ninguna duda, las plataformas de contenido en streaming han revolucionado el mercado audiovisual y permiten a los usuarios acceder a numerosos contenidos en diferentes lenguas extranjeras. Hoy os queremos presentar una herramienta que va más allá y nos facilita la tarea de estudio mientras disfrutamos con nuestras series favoritas en Netflix.

¡Tomad nota!

La extensión gratuita para Chrome LLN (Language Learning with Netflix) permite mostrar hasta dos subtítulos de manera simultánea en la pantalla. De esta forma, puedes reforzar el vocabulario, comparar estructuras gramaticales y mejorar la comprensión oral con contenido audiovisual.

Una vez instalada, esta extensión dará nuevas funciones a tu reproductor Netflix desde el navegador, es decir, ahora cuando inicies una serie o una película, tendrás la opción de traducir todos los subtítulos en tiempo real. Antes de nada, debes activar los subtítulos de LLN en tu idioma. De este modo, podrás ver los subtítulos en español en la parte inferior además de los de Netflix.

¡Pero eso no es todo! Además de la traducción de subtítulos en numerosos idiomas, LLN te ofrece la posibilidad de acceder directamente al subtítulo anterior o posterior con el teclado. Esto es muy útil cuando queremos volver a revisar contenidos anteriores o si se nos escapa algún detalle.

 

Además, puedes seleccionar tu nivel para que la extensión te resalte las palabras más comunes y de este modo te puedas centrar en ellas y modificar la velocidad de reproducción de video a 0.8x cuando hay subtítulos activos. De esta forma no se nos escapará ¡ningún detalle!

ALGUNOS CONSEJOS

A continuación, os dejamos algunos consejos que os pueden ayudar a sacar el máximo provecho a esta extensión en vuestro aprendizaje de idiomas:

  • Escucha el audio un par de veces sin ver el texto.
  • Escucha atentamente los sonidos e intenta identificar el significado.
  • Escucha el audio nuevamente leyendo el texto en el idioma original.
  • A continuación, consulta la traducción para comprender el significado completo del mensaje.
  • Finalmente, vuelve a escuchar el audio y, si es necesario, busca las palabras que no conozcas en un diccionario.

Recuerda que el aprendizaje de una lengua requiere constancia, esfuerzo y autonomía. Estas herramientas son de gran ayuda en nuestra tarea y nos motivan para ponernos las pilas, pero sólo tu predisposición hará que obtengas resultados.

Así que ¡ánimo, y a ver series!

¡Hola a todos! Bienvenidos a una nueva entrada de nuestro blog, esta vez centrada en lecturas recomendadas para aprender y mejorar tu nivel de inglés. Ya sabes, coge lápiz y papel y ¡apunta!

 

HARRY POTTER- LA SAGA:

– ¿De qué trata?: seguramente ya conoces la historia, pero por si has estado en una cueva todos estos años, te la resumimos: la saga de Harry Potter narra las aventuras de un joven mago y sus amigos durante sus años de estudios en la escuela de magia Hogwarts.

– ¿Por qué es un buen libro para aprender inglés? Es una saga muy completa e interesante desde el punto de vista del aprendizaje del inglés, ya que los dos primeros libros son muy sencillos en cuanto a que reflejan situaciones cotidianas y por tanto los diálogos son simples e ideales para principiantes. Sin embargo, a partir del tercer volumen se va complicando la trama, así como el nivel del idioma, que en los últimos tomos requiere un B2 por parte del lector. Es una buena opción para ir aprendiendo de forma progresiva y pasar un buen rato entre varitas y hechizos.

 

“THE ADVENTURES OF TINTIN”-LA COLECCIÓN EN FORMATO COMIC:

– ¿De qué trata?: Las aventuras de Tintín es un clásico de la literatura juvenil que pertenece al género de aventuras. Narra, en diferentes tomos y formatos, las peripecias de un joven reportero que viaja por todo el mundo resolviendo misterios con su fiel amigo, su perro Milú.

– ¿Por qué es un buen libro para aprender inglés?: el formato comic es muy buena opción porque, además de contener relativamente poco texto, éste va acompañado de dibujos que facilitan mucho la comprensión al lector. Es ideal para principiantes, tanto adolescentes como adultos.

 

“BRIDGET JONES’S DIARY”- LA SAGA:        

– ¿De qué trata?: esta desternillante saga narra la historia de Bridget, una treintañera en plena crisis existencial, que decide escribir un diario para tratar de cambiar su desastrosa vida. Sus objetivos a alcanzar son: adelgazar, dejar de fumar y de beber y, sobre todo, encontrar al hombre de su vida.

– ¿Por qué es un buen libro para aprender inglés?: los tres libros que conforman la saga son relativamente fáciles de leer, por lo que serían adecuados para un nivel A2 en adelante. En los tomos se reflejan situaciones cotidianas, narradas en un tono de comedia que sacará muchas sonrisas (y alguna que otra carcajada) al lector.

 

COLECCIÓN “CHRISTMAS STORIES” DE CHARLES DICKENS:              

– ¿De qué trata?: es una colección de los mejores relatos navideños del aclamado autor inglés. En las historias se refleja la vida del Londres victoriano, los cementerios, los orfanatos y algunas aventuras de prisioneros y piratas, entre otras tramas.

– ¿Por qué es un buen libro para aprender inglés?: en primer lugar, porque se acerca la Navidad y no hay nada más navideño que sentarse junto a una chimenea y leer a Dickens. Además, los relatos cortos facilitan la comprensión al lector, pues la lectura es breve y la historia suele ser concisa y estar enmarcada en un contexto que facilita mucho la comprensión. Aunque pueden resultar un reto, sobre todo por la relativa complejidad del léxico que emplea el autor, muchas de las historias son conocidas ya por (casi) todos y, en caso de emergencia, siempre podemos tener un diccionario a mano que nos pueda resolver alguna que otra duda.

 

Y hasta aquí nuestra entrada de hoy, esperamos haberos ayudado un poco y que disfrutéis de vuestra lectura, ¡hasta la próxima!

Las plataformas de contenido en streaming (películas y series en línea) han revolucionado el mercado audiovisual y nuestros hábitos de consumo televisivo.  Netflix, HBO, Amazon Prime, entre otras, nos ofrecen un amplio catálogo de series, películas, documentales y realities disponibles en numerosos idiomas para disfrutar al máximo de nuestro tiempo libre. Pero ¿y si hacemos de estas plataformas una herramienta de aprendizaje de idiomas? A continuación, os explicamos cómo pueden ayudarnos y os recomendamos alguna serie dependiendo del idioma que queráis aprender.

  1. Elige la serie o película adecuada

¿Cuántas veces tu profesor de idiomas te ha puesto listenings que no te interesan? ¡Aquí eliges tú! Selecciona el género y los actores que más te gusten y el acento que te gustaría escuchar (inglés británico o americano; francés de Francia, Bélgica o Canadá; etc…). Recuerda que el aprendizaje de idiomas requiere mucha constancia y motivación así que es importante elegir un contenido que acabe enganchándonos y nos incite a seguir en contacto con la lengua elegida.

Series en inglés británico:

Una serie perfecta para principiantes con una pronunciación impecable en inglés británico. The Crown es una serie producida por Netflix de carácter biográfico que se centra en la vida de la Reina Isabel II de Inglaterra y la historia mundial que ha tenido lugar a lo largo de su extenso reinado.

 

Las primeras temporadas de Black Mirror están rodadas en inglés británico hasta que Netflix adquirió sus derechos y comenzó a producir las nuevas temporadas en EE. UU. Con esta serie podrás comparar los dos acentos en función de la temporada. Una serie para los amantes de la ciencia ficción y las nuevas tecnologías.

 

Esta serie de época de la BBC y distribuida por HBO España La serie, ambientada en 1814, comienza con James Delaney (Tom Hardy) cuando regresa a Inglaterra, por la muerte de su padre, tras pasar doce años en África y con catorce diamantes robados, mientras la guerra entre Reino Unido y los Estados Unidos, y su disputa por el estrecho clave de Nutka, se acerca a su fin.

 

Series estadounidenses

Si buscas intriga, conspiración y una trama política enrevesada con la Casa Blanca como telón de fondo, ésta es tu serie. En ella podrás practicar una dicción perfecta del acento americano.

 

¿Te gustan las series de adolescentes? ¿Eres un nostálgico de las series de los 90? Sin lugar a duda ¡ésta es tu serie! Las escalofriantes aventuras de Sabrina te ayudarán a comprender la jerga de los jóvenes y expresiones actuales del inglés americano en el día a día de Sabrina en un ambiente gótico y oscuro.

 

Series en francés

Traición, corrupción y engaños forman el cóctel perfecto de este thriller político francés con la magnífica ciudad de Marsella como telón de fondo. Una buena forma para engancharse a una serie francesa.

Un terrorífico descubrimiento en un pequeño pueblo situado en lo alto de los pirineos franceses comienza a destapar un oscuro misterio que ha estado escondido durante años. Una serie para seguir con un nivel más avanzado en francés.

 

Un grupo de amigos, de vacaciones en un apartado chalé de los Alpes franceses, se ve atrapado en una trampa mortal cuando un oscuro secreto del pasado sale a la luz. Otra serie de misterio para mejorar nuestro francés.

 

Años después de su captura, una asesina serial ayuda a resolver los crímenes de alguien que la copia. Pero solo su hijo, que ahora es policía, está de su lado.

 

Series en alemán

Tras la desaparición de un joven, cuatro familias desesperadas tratan de entender lo ocurrido a medida que van desvelando un retorcido misterio que abarca tres décadas… Saga familiar con un giro sobrenatural, Dark se sitúa en un pueblo alemán, donde dos misteriosas desapariciones dejan al descubierto las dobles vidas y las relaciones resquebrajadas entre estas cuatro familias.

 

Series en italiano

En 2008, la lucha por los terrenos de un pueblo costero cercano a Roma se convierte en una batalla mortal entre el crimen organizado, políticos corruptos y El Vaticano. La serie perfecta para los amantes de la mafia italiana.

 

  1. Dosifica los contenidos

Una vez que hayas elegido la serie o la película que más te guste, debes centrarte en un diálogo en particular que te haya parecido interesante. Si vemos series en versión original subtitulada mejoraremos la comprensión oral e incluso la pronunciación. Sin embargo, para un aprendizaje profundo debemos seleccionar secuencias cortas y analizar el léxico nuevo y la pronunciación de algunas palabras o frases cortas. Esta escena no debería durar más de tres minutos.

 

  1. Repite los contenidos

¡Tú tienes el mando! Dale al play y ve el vídeo un par de veces fijándote en lo que dicen y cómo lo dicen. A continuación, utilizaremos lo que llamamos el speech shadowing. Se trata de ir repitiendo lo que dicen los actores casi a la vez que ellos. Pero ¿cómo?:

  • Pon los subtítulos en el idioma original y léelos a la vez que los actores.
  • Quita los subtítulos y repite los sonidos imitando el tono de los actores.
  • Escucha lo que dice cada actor, pon en pausa y repítelo de nuevo.
  • Si ya tienes un cierto nivel, puedes intentar repetir lo que dice el actor o la actriz sin pausa y sin subtítulos.

Si puedes grabarte verás cómo cambia tu pronunciación y tu entonación antes de escuchar el diálogo y después de hacerlo imitando los tonos y los sonidos. ¡Hablarás como un nativo!

 

  1. Toma nota

Si quiere aprender idiomas y sacar el máximo potencial a estas herramientas, anota todas las frases o expresiones que quieras volver a utilizar y que desconocías. Esto te ayudará a adquirir nuevo vocabulario. Poco a poco puedes ir creando tu base de datos con expresiones coloquiales, verbos desconocidos o interjecciones que te ayudarán a ampliar tus conocimientos lingüísticos y socioculturales.

 

Ya sabes cómo sacarle partido a tu suscripción de Netflix, HBO o Amazon Prime. Ahora que llega el tiempo invernal, coge la mantita, un café y ¡disfruta mientras aprendes idiomas!