Entradas

Llega el sol, el calor, la época de playa, terraceo y fiesta… en definitiva, ¡nuestro querido verano ya está aquí! Durante esta época es tiempo de descanso y desconexión, pero ¡no de pasividad! En nuestra entrada de hoy os queremos ofrecer algunos consejos para aprovechar el verano y disfrutar mientras aprendes idiomas. ¡Toma nota!

 

  1. Estancias en el extranjero

Puedes aprovechar el verano para hacer cursos de idiomas en el extranjero. Estar en contacto con hablantes nativos es provechoso. Sin embargo, estos viajes suelen llevar aparejados gastos económicos elevados, que tal vez no te venga bien asumir ahora. En tal caso, tu mejor opción es inscribirte en tu centro de idiomas favorito: e-lingua.

  1. Cursos intensivos de verano

Las vacaciones son el momento ideal para estudiar, ya que disponemos de más tiempo libre. Una buena idea es apuntarse a uno de los cursos intensivos de verano que ofrecemos en e-lingua. Estaremos encantados de acompañarte el mes de julio mientras aprendemos a comunicar en inglés o francés de manera intensiva y al mejor precio.

 

  1. Saca el mayor partido a tus viajes de vacaciones

No es necesario salir de España para estar en contacto con una lengua extranjera. Existen numerosas técnicas que podemos poner en práctica en nuestro día a día para acostumbrarnos a utilizar los idiomas de manera natural. Intenta leer los anuncios en los lugares públicos y las guías y mapas gratuitos que incluyen traducciones en varios idiomas. Tómatelo como un reto, echando un ojo a las sugerencias y las direcciones que te recomiendan en tu destino. Otra de las opciones es unirte a los grupos que siguen a un guía turístico en inglés o francés. Es la ocasión perfecta de entrar en contacto con hablantes nativos. Una vez llegamos al hotel, nada mejor que ponerse al día con las noticias en un canal internacional extranjero.

 

  1. El que lee mucho, sabe mucho

Leer nos ayudará a adquirir vocabulario y estructuras gramaticales, así como distinguir entre diferentes registros. Si no te sientes seguro de coger una novela escrita en lengua extranjera te recomendamos que comiences por un libro que hayáis leído antes en español porque ya conocéis la trama de antemano y te resultará más fácil seguirla. Un libro es la mejor compañía para una larga tarde de playa en la toalla.

 

  1. Mejora tu expresión escrita

A todos nos gusta guardar un recuerdo de esos pueblos y ciudades que visitamos durante el verano. ¿Por qué no enviar una postal a un familiar, amigo o a tus profesores de inglés y/o francés en la lengua extranjera?  Es una manera original de acordarte de tus seres queridos y de recuperar la costumbre en desuso de escribir a mano.

 

  1. ¡No tengas vergüenza!

Si no puedes desplazarte al extranjero durante el verano, ¡no hay ningún problema! Tenemos el privilegio de vivir en uno de los países más turísticos del mundo y cada año nos visitan millones de turistas extranjeros procedentes de diferentes países. No dudes en prestar ayuda en inglés o francés a los turistas que lo precisen. Además, las terrazas y los bares se llenan de gente que desea socializar. Es una gran oportunidad para conocer gente de otros países y hacer de anfitrión. Tan sólo hay un problema: la vergüenza. Pero como saben nuestros alumnos es lo primero que tenemos que quitarnos de encima cuando decidimos aprender un idioma.

En general, todos estos consejos podrían resumirse en dos: estar siempre dispuesto a aprovechar las oportunidades que se presenten y no tener miedo a hablar en otra lengua. Si cumples estas dos normas verás cómo progresas y dominas la lengua. Y vosotros, ¿qué planes tenéis para este verano? Contadnos qué vais a hacer para seguir en contacto con los idiomas. ¡Feliz verano!

¿Cuántas veces has oído la frase “en inglés no se lee como se escribe”? ¡Seguro que muchas! Pues esto se debe a la fonética que es el estudio del conjunto de sonidos que conforman un idioma, es decir, la pronunciación de las vocales y consonantes de una lengua.

Hoy en día se considera parte imprescindible en el aprendizaje y enseñanza de un idioma, aunque no siempre ha gozado de esta importancia. Parece un tema complicado, pero si quieres tener un buen acento, ¡sigue leyendo!

 

Los fonemas… ¿Qué son?

Los fonemas son la pronunciación que se asocia a cada letra del alfabeto de un idioma. Es importante recalcar que en ingles no existe una relación directa entre letras y fonemas, por lo que una misma letra puede tener varios fonemas, es decir, puede pronunciarse de forma distinta.

Por ejemplo, la letra ‘a’, puede pronunciarse de las siguientes maneras:

  • / ɑ̈: / como en car /’kɑ̈:r/
  • / æ / como en man /mæn/
  • / eɪ / como en April /’eɪpril/
  • / ɔ: / como en ball /bɔ:l/

Aunque te parezca difícil, tienes que tener en cuenta que estás mucho más familiarizado con la fonética de lo que crees. En castellano tenemos palabras con las mismas letras pronunciadas de distinta manera, como pasa con la ‘c’ en casa y cereza o con la ‘r’ en ratón y tarea.

 

¿Cómo aprender fonética?

  • El primer paso es aprender los símbolos fonéticos, es decir, estudiar cada sonido individualmente y practicarlos mucho, muchísimo, hasta que te salgan de forma natural. Una vez controlado este aspecto podremos saber a través de su transcripción fonética cómo se pronuncian las palabras, aunque hoy en día contamos con muchos recursos y aplicaciones que nos ayudan en este sentido como por ejemplo Learn English Sounds Right de British Council.

  • Es importante conocer tu punto de partida, es decir, es necesario que te escuches hablando el idioma que estás aprendiendo. Si no eres capaz de detectar tu pronunciación mientras hablas, prueba a grabarte y escúchate, así serás mucho más consciente de tus aspectos a mejorar.
  • Hablar un idioma con fluidez no significa hablarlo rápido, sobre todo cuando no te sale de forma natural y tu cerebro necesita tiempo para procesar la información. Es mejor que pienses qué vas a decir y cómo vas a decirlo fonéticamente hablando, aunque tu discurso sea un poco más lento, que empezar a hablar a la velocidad de la luz y que nadie entienda tu pronunciación.
  • Copia el acento de los nativos y parecerás uno de ellos. Escúchalos y repite lo que dicen intentando que suene igual, aunque te dé vergüenza. De verdad que así mejorarás sin que te des cuenta y pasarás momentos muy divertidos.
  • Otra forma de practicar es escuchando y cantando canciones o viendo series y películas en versión original. Echa un vistazo a nuestros anteriores posts y verás que tenemos muchas recomendaciones interesantes para ti.
  • Sin duda, una de las mejores formas para practicar la fonética es hablando e interactuando por lo que es importante que intentes entablar conversaciones con gente que sepa de la materia y sea capaz de corregirte. Date tiempo y verás resultados.

 

En resumen… ¿Por qué hay que aprender fonética?

Básicamente, porque aprender fonética hará que suenes mucho mejor y más natural al hablar en inglés o en cualquier otro idioma que estudies. Incluso si tu gramática no es perfecta, la gente puede entenderte cuando hables, porque estarás pronunciando todos los sonidos tal y como los pronunciaría un nativo. Aquí os dejamos un buen ejemplo de lo importante que es la fonética.